miércoles, 19 de mayo de 2010

ZZ Top en Chile

El paso de estas verdaderas leyendas envolvió una memorable jornada con largas barbas, motocicletas y cueros el Movistar Arena, en una tanda que incluía a los nacionales de El Cruce de teloneros, y previamente un show de poleras mojadas además de la presencia de Coco Legrand.

Pasadas las 21:30 el Southern Rock con marca registrada de ZZ Top comenzaba con Got me Under Pressure, del aclamado discazo Eliminator y sin pausas seguirían Waitin' for the Bus y algo de paja con Jesus Just Left Chicago.

Luego de Pincushion pasaba adelante una de las minocas ahora con sus tits sin mojar, en un ensayado diálogo con Billy Gibbons tratando de sacar alguna sonrisa a los presentes, ganando aplausos por su bien entendible español. Future Blues y Rock me Baby precedían a la archiconocida Cheap Sunglasses, y una de mis preferidas, Francine.


Uno de los puntos altos fue la versión de Hey Joe que popularizara Jimi Hendrix, con imágenes del maestro de fondo, y un público que ovacionaba. Los motores se prendían nuevamente con Party on the Patio, Brown Sugar era una de las gratas sorpresas y con Just Got Paid ya pasábamos a la última parte de la presentación.


Gimme All Your Lovin presagiaba el bloque final, donde desfilaban los temas más insignes... Sharp Dressed Man y Legs del mismo discazo mencionado más arriba, todo acompañado con imágenes de fondo del mítico Ford Coupe '33. Una merecida pausa para cambiar las blancas y peludas guitarras con Viva Las Vegas teloneada por casinos y apuestas, y todo se cerraba con el himno La Grange y la rocanrolera Tush.

Una notable actuación y un impecable sonido, que reunió los 40 años de carrera de la pequeña bandita de Texas que componen Billy Gibbons, Dusty Hill y Frank Beard, y que aunque se critique su pálido y casi nulo desplante sobre el escenario o que las voces suenan cada día más gastadas, ello se compensa con impecables solos y un sonido potente de un inmortal blues y rock and roll, y la prueba de ello fue un show compacto y completo que no se olvida.