sábado, 12 de diciembre de 2009

AC/DC - Black Ice World Tour en Argentina

Es difícil ser objetivo cuando uno es fanático... porque lo que se vivió en Argentina fue un espectáculo de otro planeta, un show sin imperfecciones que prendió de principio a fin a unos 66.000 espectadores que repletamos el estadio Monumental de Núñez. Un concierto que tenía pronosticado pasar por Chile, pero que por líos, malos manejos, intereses políticos entre otros factores, privaron de un concierto que por años se esperaba, y más aún presentando disco y fuertes rumores que dicen que sería la última oportunidad de tener reunido en pleno a AC/DC.Fue así como el factor motivacional hizo que varios chilenos estuviéramos obligados a cruzar la cordillera con tal de estar presentes en el Black Ice World Tour, que en Argentina agendaba fechas para el 2, 4 y 6 de Diciembre, agotando en horas las miles de entradas dispuestas. En mi caso estaría presente en el último de los 3 shows, casualmente el que estaba programado originalmente acá en suelo nacional.Ese inolvidable domingo 6 de Diciembre los encargados de abrir serían dos teloneros, primero a eso de las 7 y algo Héroes del Asfalto, banda en la que está presente Michel Peyronel (ex batero de Riff) y luego suben al escenario Las Pelotas, que repasaron sus temas más rockeros -dejando de lado el reggae-, en aproximadamente una hora.Y por fin después de espectantes 45 minutos se oscurece el estadio y las miradas se dirigen a las pantallas que muestran el video de introducción con la que venían abriendo cada uno de sus shows, dando paso a Rock 'N Roll Train y haciendo explotar a todo el barrio Núñez. Siguen Hell Ain't a Bad Place to Be y la clásica Back in Black, coreada de principio a fin, y luego Big Jack.


Siguen Dirty Deeds Done Dirt Cheap y Shot Down in Flames, y explota el delirio cuando se escuchan los inconfundibles acordes de Angus Young... era Thunderstruck. Los decibeles bajan un poco con Black Ice y las pausas de The Jack, con el ceremonioso strip tease de Angus. Era el turno de recordar a Bon Scott cuando la campana bajaba al escenario y Brian Johnson corría por toda la pasarela para hacerla tañir y dar paso a Hells Bells. Continuaron con Shoot to Thrill, War Machine, y Dog Eat Dog.


Un breve receso y comienza a sonar la querida You Shook me All Night Long, que sin saberlo era la primera de la parte final, que prosigue con T.N.T. encendiendo desde la locomotora del fondo hasta los bordes del escenario. La gordita Rosie se inflaba y bailaba al ritmo de Whole Lotta Rosie seguida del punto más alto de la noche... Let There Be Rock con quizás el más extenso solo que le haya escuchado a Angus.Los dos últimos para el cierre eran Highway to Hell que nuevamente escupía fuego a todos y que dio paso a los cañones de For Those About to Rock (We Salute You)... broche de oro la pirotecnia final que despidió el paso por Argentina de una de las más grandes de las bandas de Rock de todos los tiempos.Finalizando, una presentación de primer nivel que tenía que ver para morir tranquilo, que será atesorado como el recuerdo más la raja que voy a tener en cuanto a música, que ni siquiera es comparable con videos o DVD de conciertos antiguos. Entre ellos sumarán más de un siglo, pero sobre el escenario suenan con una energía que demuestra que pueden seguir por harto tiempo más.